lunes, 19 de abril de 2021

"Miau" de Benito Pérez Galdós

Hoy os traigo la reseña de esta obra clásica que he leído gracias a mi club de lectura. Ya os adelante que me ha encantado.


Sinopsis

La gran maestría de Galdós en la descripción de las costumbres de la época y su facilidad para ahondar en las vicisitudes del alma humana tienen en Miau uno de sus mejores exponentes. En esta obra, el autor relata las distintas formas en que el individuo puede amoldarse o vivir en desajuste con las normas de la sociedad burguesa, a través del descenso a los infiernos del funcionario Ramón Villamil, despedido poco antes de poder disfrutar de su jubilación. Sin recursos económicos, sin apoyo del Estado y abandonado por todos, Galdós insinúa que la única posibilidad de salvación de su personaje está en sí mismo, en sus sentimientos y en su espiritualidad.

Opinión personal

Acercarme a los clásicos me cuesta, lo reconozco. Por eso valoro tanto mi club de lectura porque me permite leer cosas que por mis propios medios nunca hubiera leído y, de esta manera, hacer una pequeña reflexión sobra algunos clásicos que, por cierto, me han enamorado. En este caso la propuesta ha sido Miau de Galdós, una novela que no conocía.

Esta obra nos narra de una forma muy actual los entramados que se podían encontrar en la Administración Pública antes de independiente del Gobierno. Don Ramón, que ha sido despedido, ve como gente de su alrededor sin oficio ni beneficio, corrupto y sin ganas de mejorar la sociedad y el Estado, va obteniendo puestos y ascensos mientras él sigue en el paro de una manera un tanto injusta. 

Sinceramente al saber que esta era la temática de la novela, no me entraron muchas ganas de leerla. Sin embargo, tras leer el primer párrafo de la obra dije: a mi esta novela me va a gustar:

A las cuatro de la tarde, la chiquillería de la escuela pública de la plazuela del Limón salió atropelladamente de clase, con algazara de mil demonios. Ningún himno a la libertad, entre los muchos que se han compuesto en las diferentes naciones, es tan hermoso como el que entonan los oprimidos de la enseñanza elemental al soltar el grillete de la disciplina escolar y echarse a la calle piando y saltando. La furia insana con que se lanzan a los más arriesgados ejercicios de volatinería, los estropicios que suelen causar a algún pacífico transeúnte, el delirio de la autonomía individual que a veces acaba en porrazos, lágrimas y cardenales, parecen bosquejo de los triunfos revolucionarios que en edad menos dichosa han de celebrar los hombres... 

 La forma de narrar de Galdós es sublime. Las descripciones de los personajes son espectaculares. Con cada descripción te puedes hacer a la idea del físico y carácter de los personajes. Muchas de estas descripciones son un poco estrambóticas, exageradas e incluso un poco crueles. Además perfila a los personajes de una manera estupenda de tal forma que puedes anticiparte a algunos de sus actos porque sabes "cómo actuaría" ese personaje. El que más me ha gustado ha sido el yerno, que es un cara dura, puesto que lo representa a la perfección. Lo que me llama la atención de los personajes es que están tan bien descritos que puedes encontrar en tu vida real una persona que pudiera ser dicho personaje. 

También he disfrutado mucho con la forma de narrar las diferencias sociales. Por un lado está la burguesía y su forma de vivir: eventos sociales, ropajes, casa, etc; por otro lado está el vulgo, el pueblo pobre que sobrevive día a día gracias a la ayuda de gente que le fía, de pequeños trabajos, etc. Hace una crítica social impresionante de las diferencias sociales y del cinismo de algunos personajes que, sin tener para comer, siguen intentando mantener esa imagen de poder y riqueza por el qué dirán. 

La imagen que da de la corrupción que había en la Administración es brillante. Como todos tienen hueco y puesto de trabajo por ser hijo de, amigo de, vecino e incluso por ser afín políticamente y por ser del bando contrario (para por si acaso). 

Quiero decir que me ha encantado esta lectura, que he disfrutado tanto o más que de Doña Perfecta y que me ha dejado con ganas de leer más obras de Galdós porque tiene una forma de narrar brillante.

¿Habéis leído algo de este autor?

5 comentarios:

  1. Lo leí hace muchos años. Una crítica brutal a la corrupción que había en la Administración ya en esos años. Y la pluma de Galdós, que como bien dices, es tan brillante.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  2. Leí este libro hace más de veinte años. No es de lo mejor de Galdós, pero es muy bueno y es que escribe de maravilla. casi no recordaba nada de la trama, pero me has ido recordando cosas. ese inicio es magnífico. Yo lo leí mucho en su día, entre mis veinte y mis treinta años en que casi solo leía clásicos. Mi favorito sin duda, Fortunata y Jacinta. Menudo novelón.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. No te lo vas a creer, hace poco estuve haciendo cajas para ordenar la casa de mi hermana (lamentablemente fallecida hace poco) y este fue uno de los libros que encontré en sus estanterías y que me traje a casa porque mi ejemplar no lo encuentro desde hace años.
    Lo dejé en mi mesita porque no dejo de pensar que quiero releerlo, entro a tu casa y lo veo, esto es una señal, no me digas que no 😁🥰💋

    ResponderEliminar
  4. Que libro tan maravilloso. Lo leí hace años y lo recuerdo como si fuera ayer. Y tan real como si estuviera escrito hoy. Es que hay cosas que no cambian. Besos

    ResponderEliminar
  5. ¡Ay, qué me gusta que se le haga hueco a los clásicos en los blogs! Leí en su día Doña Perfecta. Ni me acuerdo ya de la trama. Hace tantos años. Y Miau no me sonaba de nada. Necesito siete vidas para leer todo lo que quiero... Besos

    ResponderEliminar

María Dueñas en la Semana Negra de Gijón

¡Por fin! Parece que las cosas vuelven a la normalidad tras este año pandémico. Por fin vuelve la Semana Negra de Gijón.  Este año las prese...